El Crimen Perfecto.

A lo largo de las décadas, centenares de maestros de la literatura policial, se han devanado los sesos intentando pergeñar el “crimen perfecto”. Sofisticados mecanismos, intrincadísimas coartadas, múltiples identidades, estrategias disparatadas, connivencia con la ley, colaboración  diabólica. Sus almas creativas han imaginado asesinos geniales con mentes brillantes dignas de un premio Novel. Por otra parte, las cárceles están abarrotadas de pobres infelices que por gusto o necesidad recurrieron al asesinato, creyendo o esperando salir indemnes de tan azarosa tarea. Pobres ilusos todos ellos.

Si usted se levanta un día con la intención de matar a alguien, la cosa es bastante simple, al menos si tienen la suerte de vivir en La Argentina. Lo primero que tiene que hacer es proveerse de un vehículo, preferentemente de gama media/alta, y en la medida de lo posible, 4×4 o camioneta, como para disponer de la suficiente cantidad de superficie. Una vez que lo tenga, adquiera un seguro contra todo riesgo, sin franquicia, de esos bien caros. Créame que lo vale. Localice a la víctima, dedique algunos días a seguirla, como para tener una idea de sus rutinas diarias y cuando se sienta preparado, simplemente proceda.

Previamente al homicidio, tómese un par de cervecitas, nada que lo vaya a dejar KO, pero lo suficiente como para que el test de alcoholemia que seguramente le harán llegado el momento, salga positivo. Estacione con el vehículo en la esquina de la casa del objetivo o en algún punto por el cual este seguro que el pobre infeliz pasará. Aguarde, tenga paciencia, no desespere. En algún momento el susodicho abandonará la seguridad de su morada y tan ajeno a su destino como siempre, se dispondrá a vivir su vida como cualquier otro día. Ese es el momento de actuar. Cuando lo vea cerrar la puerta de su domicilio, ponga en marcha el vehículo. Sígalo con la mirada; seguramente caminará hacia la misma esquina de siempre, y esperará que el semáforo le de paso. Ponga el automóvil en movimiento, lentamente, sin apuro. Cuando el infeliz comience a cruzar la calle distraídamente, acelere a fondo y envístalo de tal manera que el centro del capot impacte de lleno sobre la persona del damnificado. Si el vehículo que usted adquirió es una 4×4 con suficiente altura, la víctima,  a causa del impacto saldrá despedida hacia adelante. En tal caso no deje de acelerar hasta que lo haya pasado por encima. Una vez hecho esto, detenga la camioneta, bájese dando alaridos, llorando y revoleando los brazos pidiendo ayuda desesperadamente y corra hacia el cuerpo tendido fingiendo ser víctima de un estado de shock. Aproveche la oportunidad para asegurarse de que el individuo allí tendido se encuentre efectivamente muerto, caso contrario, aproveche para rematarlo hundiéndole la tráquea o simplemente ahóguelo con sus manos simulando estar realizando maniobras de resucitación. En todo momento asegúrese que la mayor cantidad de testigos lo estén viendo, y si es posible, que haya sido tomado por alguna cámara de seguridad.

Lo que sigue es simple, asuma la responsabilidad, muéstrese afligido, alegue tener problemas con la bebida, deje que su seguro, ese tan caro que contrató, se haga cargo de acallar a los deudos con una importante suma de dinero y corra con los gastos del arreglo de la camioneta, porque seguramente querrá seguir usándola, dado que nadie le va a quietar su registro de conducir, y en el peor de los caso, si algún juez trasnochado le da una “probation”, cumpla con la misma con la mayor consternación y animo de enmienda.

Listo, usted se ha convertido en un asesino, sin necesidad de recurrir a cosas raras, ni inversiones cuantiosas, y haciendo uso de su escasa capacidad intelectual.

¡Qué bueno es vivir en un país donde uno puede desarrollarse tan libremente y sin limitaciones legales retrógradas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s